Hígado graso no alcohólico

Hígado graso no alcohólico

El hígado graso o esteatosis hepática es una acumulación de grasa en el las células hepáticas del hígado. Es una enfermedad de origen metabólico.

El alcohol es la causa más frecuente de acumulación de grasa en el hígado. Pero no siempre interviene el alcohol en su desarrollo. El hígado graso no alcohólico es la enfermedad producida sin que haya consumo de alcohol.

Las causas de acumulación de grasa en el hígado no se conocen.
Algunos mecanismos son muy importantes en el desarrollo de la enfermedad, como la resistencia a la insulina, el estrés oxidativo y la liberación de endotoxinas. Las endotoxinas favorecen el desarrollo de reacciones que determinan la presencia de inflamación y cirrosis.

La esteatosis hepática engloba un conjunto de condiciones clínicas que van desde la simple presencia de grasa en el tejido hasta el desarrollo de inflamación hepática. La inflamación puede desarrollar fibrosis y finalmente terminar en daño hepático crónico.

Aproximadamente entre el 20 y 30% de los adultos de la población general la padecen. Esta cifra aumenta entre un 70 y 90% en aquellos individuos con obesidad, diabetes e hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia (aumento de colesterol y triglicéridos en sangre).

Síntomas Hígado graso no alcohólico

La esteatosis hepática cursa normalmente de forma asintomática, siendo por ello un hallazgo casual después de la realización de una ecografía abdominal.

Sin embargo, algunas personas pueden presentar un dolor leve en el abdomen, localizado en la zona hepática, que puede propiciar la solicitud de una prueba complementaria, como es la ecografía abdominal.

Sólo un pequeño porcentaje de pacientes desarrolla síntomas de insuficiencia hepática.

Prevención del hígado graso

Es importante señalar que no hay un tratamiento definitivo para un hígado graso no alcohólico y que el manejo y el tratamiento de la enfermedad es una acción de por vida que trata aquellos factores que favorecen su desarrollo. En la mayoría de las personas, no se desarrollará en una enfermedad grave pero es fundamental el manejo y tratamiento de las enfermedades que a menudo se asocian a ella, como la diabetes, los problemas de colesterol y la obesidad. Tenga en cuenta que la pérdida de peso debe ser gradual, ya que una rápida pérdida de peso puede empeorar la condición. También se recomienda un buen programa de ejercicio físico.

Genes relacionados con la aparición de hígado graso

SNP : rs738409
Gen o Región : PNPLA3

SNP UTILIZADOGENOTIPOODDS RATIO * AJUSTADO
rs738409CC0.55

En estudios realizados en familias se ha observado que la probabilidad de desarrollar hígado graso no alcohólico (NAFLD, del inglés “non-alcoholic fatty liver disease”) es mayor en familiares de primer grado con dicho síndrome, lo que pone de manifiesto la posibilidad de que la genética tenga un papel importante en el desarrollo de la patología.

Los análisis de asociación del genoma completo o GWAS realizados en estos últimos años han permitido identificar múltiples genes que podrían tener una relación con el desarrollo de hígado graso no alcohólico. Entre estos genes destaca PNPLA3 que fue asociado con la enfermedad por primera vez en el GWAS llevado a cabo por Romeo et al. 2008).

El gen PNPLA3 (“phospholipase domain-containing protein 3”) está fuertemente asociado con la acumulación de grasa en los hepatocitos y codifica para una enzima, triacilglicerol lipasa, que se encuentra en el retículo endoplasmático liso de las células del hígado.

El SNP rs738409 produce la sustitución de una isoleucina por una metionina en la posición 148 (I148M), que se encuentra cerca del centro catalítico de dicha lipasa. Este cambio parece producir una reducción en la actividad de la actividad enzimática. Romeo et al. observaron que los niveles de grasa hepática eran más del doble en homocigotos para I148M (genotipo GG).  También se ha visto que el alelo rs738409-G aumenta significativamente el riesgo de cirrosis hepática.

Del Campo JA, Gallego-Durán R, Gallego P, Grande L. Genetic and Epigenetic Regulation in Nonalcoholic Fatty Liver Disease (NAFLD). Int J Mol Sci. 2018;19(3):911.

Romeo S, Kozlitina J, Xing C, et al. Genetic variation in PNPLA3 confers susceptibility to nonalcoholic fatty liver disease. Nat Genet. 2008;40(12):1461‐1465.

Speliotes EK, Yerges-Armstrong LM, Wu J, Hernaez R, Kim LJ, Palmer CD, et al. Genome-wide association analysis identifies variants associated with nonalcoholic fatty liver disease that have distinct effects on metabolic traits. PLoS Genet. 2011;7(3).