Esofagitis eosinofílica

La esofagitis eosinofílica es un trastorno inflamatorio crónico que consiste en la inflamación de la pared del esófago. El esófago es el conducto que permite el paso de los alimentos desde la faringe hasta el estómago. Está caracterizado por una densa infiltración de leucocitos eosinófilos.

Los eosinófilos son leucocitos con funciones pro inflamatorias que participan habitualmente en las enfermedades alérgicas, como la rinitis estacional, la dermatitis atópica o el asma bronquial, y que forman parte de la estructura normal de ciertos órganos del tubo digestivo. El esófago, sin embargo, en condiciones normales está desprovisto de ellos.

Las alergias alimentarias son cuadros clínicos secundarios a la ingesta, contacto o inhalación de alimentos que desencadenan una respuesta inmune inadecuada del organismo.

Varias razones han llevado a relacionar la esofagitis eosinofílica con una alteración alérgica, en la que diversos alimentos o sustancias ambientales, como pólenes y otros alérgenos inhalados, producirían una inflamación tras su contacto con el sistema inmunológico de la pared del esófago. Esta inflamación mostraría su remisión ante dietas carentes de alérgenos o al seguir un tratamiento con fármacos antialérgicos.

Síntomas de esofagitis eosinofílica

  • Rechazo al alimento: poner la lengua para impedir el paso de la cuchara, dar arcadas al ver la comida o taparse la boca.
  • Nauseas.
  • Exceso de saliva (hipersalivación)
  • Síntomas respiratorios: tos, sinusitis, catarros o neumonía
  • regurgitación.
  • Vómitos.
  • Dolor abdominal y dolor torácico.
  • Sensación de quemazón que sube desde el estómago (pirosis).
  • Atasco o impactación del alimento que se para en la garganta.
  • Dificultad para tragar (disfagia)
  • Niños y adultos comen muy lentamente, empleando más tiempo que el resto de personas y suelen beber tras cada bocado para ayudar el paso del bolo alimenticio.

Prevención

No hay medidas preventivas como tal contra esta enfermedad.

Genes relacionados con el desarrollo de esofagitis

SNP : rs2302009
Gen o Región : CCL26

El desarrollo de la patología esofagitis eosinofílica (EE) supone la interacción tanto de factores ambientales, que contribuyen notablemente, como de otros factores como los estímulos antigénicos de los alimentos y aeroalergenos y factores genéticos.

Gracias a los estudios de genes candidatos y los estudios de asociación del genoma completo o GWAS se han identificado varios genes candidatos que parecen estar relacionados con el riesgo de EE, ente ellos encontramos: eotaxin-3 (también conocido como CCL26), filaggrin (o FLG), TGFB1, TSLP, LRRC32, ANKRD27, C11orf30, calpain14, y STAT6. Se ha visto que la mayoría de los genes identificados podrían estar relacionados con otras patologías como la sensibilización alérgica, la dermatitis atópica, la rinitis alérgica y el asma (Clayton and Peterson, 2018).

El gen CCL26 codifica para una quimiocina que es abundante en pacientes con EE. Blanchard et al. encontraron que este gen era el gen más inducido en EE, demostraron que los niveles de mRNA y de la proteína eotaxina-3 se correlacionan fuertemente con el tejido esofágico de pacientes con EE. Los niveles de eotaxina-3 en plasma también eran mayores en los pacientes con EE (64 ± 36 pg/ml) en comparación con los controles sanos (25 ± 21 pg/ml). Además, Blanchard et al. observaron que el polimorfismo rs2302009 en el extremo 3’ UTR del gen CCL26 estaba relacionado con un mayor riesgo de EE, las personas con CC tenían un riesgo 4,55x mayor de sufrir EE en comparación con personas con los genotipos CA y AA. Los autores sugieren que el polimorfismo rs2302009, que produce el cambio +2,496 T→G en la región 3′ no traducida del gen CCL26, podría conducir a una modificación de la estabilidad del ARNm de la eotaxina-3 lo que contribuiría a la patología EE.

Clayton F, Peterson K. Eosinophilic Esophagitis: Pathophysiology and Definition. Gastrointest Endosc Clin N Am. 2018;28(1):1-14.

Blanchard C, Wang N, Stringer KF, Mishra A, Fulkerson PC, Abonia JP, et al. Eotaxin-3 and a uniquely conserved gene-expression profile in eosinophilic esophagitis. J Clin Invest. 2006 Feb;116(2):536-47.